sábado, 16 de febrero de 2013

COME Y COME HASTA EL INFINITO



Bueno, si comemos sano y bien. ¿Podemos comer hasta el infinito?

Parece un poco peligroso, no vaya a ser que reventemos.