sábado, 17 de abril de 2010

HISTORIAS DE PI EL PIRATA




Resumen de los episodios 1 y 2.

Tras una terrible tormenta en el mar del infinito, el pirata Pi "el irracional" consigue salvar su barco y rescatar a la dama Phi junto al marinero que la acompaña 0’3333…. Y que resulta ser un traidor racional 1/3. El traidor consigue alertar a sus compinches haciéndoles señales y en estos momentos están cerca de abordar al barco de Pi el pirata. Escondidos, los marineros de Pi, están esperando a los traidores racionales. La tensión se corta en el aire, el Sol comienza a salir por el horizonte.



Episodio 3: La gran batalla.


El capitán 3/7 gritó a sus marineros:


.- ¡¡ Al abordaje !! ¡¡A por ellos, mis valientes!!


Rápidamente todos los marineros asaltaron el barco, que aparentemente dormía tras la noche. Los marineros "racionales" se metieron en la bodega y en los compartimentos de la tripulación, deseando luchar contra los rebeldes "irracionales". Poco podían sospechar que éstos, les estaban esperando. Sin casi enterarse, los racionales se vieron rodeados por los irracionales. Entonces los racionales sacaron sus arcos del periodo, apuntaron con los números de sus periodos y dispararon. Como eran decimales periódicos puros o mixtos contaban con infinitas cifras periódicas, que utilizaban como las armas más mortíferas que jamás se hubiesen visto. Los periódicos puros tenían muy a mano las cifras decimales periódicas que salían una y otra vez hasta el infinito y los mixtos, a pesar de tener sus cifras periódicas más allá de su anteperiodo, conseguían atacar a la misma velocidad que sus colegas los puros.


En un principio, parecían ganar los racionales. Pero poco a poco, los irracionales cerraron el cerco que apresó a los racionales en su interior. Además los irracionales contaban entre sus infinitas cifras decimales armas tan diferentes como sus distintas cifras. A cada cifra tenían una nueva arma y distinta de la anterior. No ocurría así con los racionales, que a pesar de tener infinitas armas decimales (infinitas, como sus cifras decimales periódicas) eran todas iguales.


El capitán de los racionales, el traidor y rastrero 3/7 se escabulló como pudo de la batalla. Quería encontrar a la princesa Phi a toda costa, a pesar de tener que abandonar a su tripulación. En medio de la batalla, logró llegar a los aposentos del capitán. Allí estaba Phi. En su cara se dibujó el pánico cuando vio a 3/7.



.- No temáis, vengo a rescataros y llevaros ante 1/2. Tenéis que llegar a la coronación. Sonrió descardamente 3/7.





.- No me marcharé con vos. Sois un villano y sólo queréis secuestrarme. ¡Socorro! Gritó Phi.


.- No me dejáis otra salida. Afirmó 3/7



Y dándole un tremendo bofeton consiguió que la princesa Phi se desmayara. La cogió a hombros y la descolgó por el ojo de buey. Les estaba esperando uno de sus marineros con un bote. Subieron y llegaron a su barco.



.- Levad anclas. Ordenó el capitan 3/7

.- ¿Y los nuestros? ¿Los abandonamos?.- dijo el segundo de abordo.


.- ¡Calla! y haz lo que te digo o te fusilaré al llegar a Tierra. Ya tenemos a la princesa y por nada del mundo voy a perderla. Mis cuentas con Pi tendré que ajustarlas más adelante. Masculló el cobarde capitan.



Levaron anclas, abandonando a los suyos. Desde el otro barco, Pi el pirata se dio cuenta de la maniobra, pero demasiado tarde como para poder seguirle. La batalla la habían ganado los irracionales, pero el capitán 3/7 había conseguido su botín: a la princesa Phi.



.- ¡Maldito cobarde! ¡Abandona la batalla y a sus hombres! ¡Esto no quedará así! .- Afirmó con gran rabia el pirata Pi.